Archivos por categoría: Muñeca

fracturas de muñeca

20 dic

Fractura de muñeca

Concepto.

Tipos de fractura.

Pruebas diagnósticas.

Formas de tratamiento.

Recomendaciones.

Concepto.

Las fracturas de muñeca, son aquellas que afectan a los huesos que se encuentran en la zona  de unión de la mano con el antebrazo. Este tipo de fracturas son muy frecuentes sobre todo en gente mayor, ancianos, puesto que el radio, que es uno de los huesos que forman la muñeca, es uno de los más afectados por la osteoporosis, lo que hace que sea más fácil que se rompa. En gente joven, el hueso de la muñeca que se rompe es el escafoides.

Estas fracturas se suelen producir cuando te caes y apoyas la mano en el suelo, para amortiguar la caída. Si eres una persona joven, lo más frecuente es que te rompas el escafoides, si por el contrario es una persona mayor, lo normal es que te rompas el radio.

En el caso de accidentes de tráfico o de caídas desde mucha altura, es cuando se rompen los otros huesos del carpo. Estas son fracturas más especiales, que suelen acompañarse de otro tipo de lesiones, y de las que no vamos a hablar aquí, pues además de ser muy raras requieren un tratamiento muy individualizado.

Tipos de fractura.

Las fracturas de la muñeca las dividimos en dos:

  • Fracturas de los huesos del carpo. Aquí está incluida la fractura de escafoides.
  • Fracturas del radio y cúbito en la muñeca. Fractura de Colles.

Pruebas diagnósticas.

El diagnóstico de las fracturas de la muñeca se hace con radiografías simples. Lo normal es que sólo sea necesario que te hagan una radiografía con la palma extendida y otra con la muñeca puesta de lado. En ocasiones, el traumatólogo puede necesitar que te hagan radiografías llamadas oblicuas, es decir, con la muñeca colocada en una determinada posición que se te explica en el momento en el que te van a hacer la radiografía.

Es raro que para el diagnóstico de este tipo de fracturas te tengan que hacer un escáner. Sólo si el traumatólogo tiene una alta sospecha y no te ve una fractura en las radiografías simples puede solicitar un escáner para asegurar el diagnóstico.

En el caso de las fracturas de escafoides, hasta una de cada tres no se ve en la radiografía que se hace la urgencia. Por tanto, es posible que si tienes un dolor característico de las fracturas de escafoides te coloquen una inmovilización como si tuvieras una fractura. En una o dos semanas se suele hacer una nueva radiografía para confirmar o descartar el diagnóstico.

Existe un caso en el que puede ser necesaria una resonancia magnética de la muñeca. Si has tenido una caída sobre la mano hace un tiempo, no se ha visto fractura en las radiografías, y sigues con dolor en la muñeca, puede ser que tengas una fractura y no se haya visto. En este caso, puede ser necesaria una resonancia magnética, para ver si existe una pequeña fractura en alguno de los huesos de la muñeca.

Formas de tratamiento.

Fractura de radio y / o cúbito a nivel de la muñeca. Fractura de Colles.

Si tienes esta fractura, es necesario que los fragmentos de la fractura se coloquen correctamente. Por tanto, te tienen que hacer una maniobra de reducción para conseguir una buena alineación del radio. La forma de realizar la reducción es muy variable, pero se resume en tres pasos:

i.            Tirar fuertemente de los dedos.

ii.            Colocar correctamente la fractura.

iii.            Colocar un yeso.

Esta maniobra se suele realizar con ayuda de anestesia local y calmantes para tratar que duela lo menos posible.

Una vez que te han colocado la escayola, te realizarán una nueva radiografía para ver cómo ha quedado la fractura. Es en este momento cuando se decide si lo mejor es operarte o dejarte con la escayola. En la mayoría de los casos, lo que se decide es el tratamiento mediante escayola.

Actualmente, cada vez más traumatólogos están optando por operar este tipo de fracturas, aunque sigue existiendo mucha controversia sobre si es mejor operar o no operar. De forma muy resumida, podemos decir que en caso de ser un paciente joven, activo, que utiliza las manos para trabajar, si la fractura afecta a la articulación y los fragmentos están muy desplazados, suelen ser las indicaciones más frecuentes para la cirugía.

En caso de que se opte por la cirugía, el tratamiento más recomendado actualmente es la colocación de una placa con tornillos, aunque hay hospitales en los que se colocan agujas junto con escayola.

Fractura de escafoides.

Como hemos dicho antes, este tipo de fracturas se suele producir en gente joven. Lo más habitual es que si has tenido una fractura de escafoides te inmovilicen con una férula o con un yeso que te sujetará parte del pulgar e irá hasta el codo.

De todas formas, existen casos en los que si la fractura está desplazada puede ser necesaria la cirugía.

Fractura de escafoides tratada con un tornillo

Fractura de escafoides tratada con un tornillo

En caso de que te operen, la cirugía suele consistir en colocar un pequeño tornillo que queda metido dentro del hueso, o en colocar unas agujas, que deberán retirarse cuando la fractura esté curada, para sujetar la factura.

Hay un tipo especial de fractura de escafoides, que son las que afectan al llamado polo superior, y que suelen requerir cirugía, puesto que puede producirse una complicación que se llama necrosis avascular, y que significa que una parte del hueso se muere, lo que podría producirte dolor crónico en la muñeca, y necesitarías entonces cirugías más específicas.

Recomendaciones.

Fractura de radio. Fractura de Colles.

Si te han colocado un yeso para el tratamiento de fractura, lo más habitual es que los tengas que llevar durante seis semanas. Durante este tiempo, te harán radiografías para asegurar que la fractura no se ha desplazado. Debes seguir las indicaciones dadas por el traumatólogo. Te recomendamos que consultes nuestra sección sobre recomendaciones al paciente escayolado del miembro superior que seguro que te pueden ser de utilidad. A las seis semanas se suele retirar el yeso, y empezarás un proceso de rehabilitación. Inicialmente no debes cargar peso con la mano. Debes realizar movimientos de la muñeca hacia arriba y hacia abajo, hacia los lados, y en círculos. Estos movimientos debes realizarlos tres o cuatro veces al día durante 10 o 15 minutos, durante unas dos semanas. Es recomendable que te coloques frío en la muñeca después de realizar los ejercicios, para disminuir la inflamación. A partir de las ocho semanas desde que te produjiste la fractura puedes empezar a cargar algo de peso, aunque te recomendamos que lo vayas haciendo poco a poco y siempre siguiendo las indicaciones del traumatólogo, o del médico rehabilitador. Puede serte útil usar una muñequera los primeros meses después de la fractura, sobre todo si vas a llevar peso.

Si el tratamiento elegido en tu caso ha sido la cirugía, deberás tener la muñeca inmovilizada durante siete a 10 días. Después de este tiempo te quitarán la inmovilización, y podrás empezar a mover la muñeca realizando ejercicios sin cargar peso. Estos ejercicios consisten en mover la muñeca hacia adelante y hacia atrás, hacia un lado y hacia el otro y realizando círculos. Los ejercicios con peso podrás empezar a realizarlos, normalmente a partir de las seis semanas después de la cirugía.

Tanto si te han operado como no, es recomendable que una vez que no tengas la muñeca inmovilizada comiences un proceso de rehabilitación, para conseguir una buena movilidad de la muñeca y para evitar que pierdas fuerza.

Fractura de escafoides.

Si te han colocado un yeso por una fractura de escafoides, el tiempo habitual que deberás llevarlo es de seis semanas, aunque hay veces que puede ser necesario hasta 12 semanas con el yeso. En el momento en el que te retienen el yeso, te harán una radiografía para asegurarse de que la fractura está curada, y en caso de no estarlo probablemente tendrás que estar cuatro semanas más con el yeso. Un signo bastante fiable de que la fractura está curada es que puedas hacer fuerza entre el pulgar y el índice y no sientas dolor. Cuando te retiren el yeso podrás empezar a mover la muñeca y los dedos libremente, aunque como en el resto de fracturas de la muñeca, es recomendable que esperes al menos 2 semanas más hasta empezar a cargar peso.

En caso de que te hayan operado, pueden quitarte la inmovilización a las dos semanas y que entonces empieces a mover la muñeca sin cargar peso. De todas formas, si la fractura estaba muy desplazada, puede ser necesario que continúes con un yeso durante seis semanas. No podrás cargar peso hasta que en las radiografías se vea que la fractura está curada.

La correcta curación de la fractura de escafoides, no siempre se ve en las radiografías simples. Por tanto, no es infrecuente que haga falta hacer un escáner para asegurar que la fractura está correctamente cura.

Es recomendable que hagas rehabilitación, para asegurar una buena movilidad y fuerza de la muñeca en el futuro.

Date cuenta, que aunque el escafoides es un pequeño hueso de la muñeca, puedes necesitar de tres a cuatro meses para reincorporarte a tu vida habitual, esto es, hacer deporte o las actividades manuales que estuvieras acostumbrado a realizar.

Traumatólogo en Casa - Copyright 2010
Designed by LoopTech
Cerrar

Este mensaje desaparecera en 5 segundos...